RSS

¿Tú la tienes?

06 Sep

sentido de la existencia humana

Hay preguntas que para el educador son buenos puntos de partida con el alumno…

pero antes hay que tener una respuesta. ¿Tu la tienes? @DiegoCazzola

Recuerdo que un día cuando estaba explicando a un grupo de PCPI las técnicas de búsqueda de empleo, me dijeron: “¿de qué nos sirven si no hay trabajo?”. ¡Buena reflexión!. Si no hubiera trabajo, ¡no tiene sentido enseñar a buscar empleo!. De manera análoga, hay muchos temas en la vida que nos deben hacer pensar. Como por ejemplo: de qué nos sirve una educación para la vida, si no hay razones para vivir; cómo podemos defender la dignidad de las personas con discapacidad, si la ley justifica la muerte de un no nacido por causa de enfermedad; cómo podemos promover la paz del mundo, si nosotros tenemos una confrontación directa con compañeros de trabajo o familiares…

Plantearnos sobre el sentido de nuestra existencia, sobre el sufrimiento humano, sobre nuestro deseo de felicidad y anhelo de infinito, son cuestiones que no pueden silenciarse en el corazón de ningún hombre. ¡Cuánto más en personas que están descubriendo el mundo con ilusión!, adolescentes que quieren luchar por unos ideales por los cuales merezca la pena vivir.

Desde una perspectiva humana, la filosofía y distintas ciencias ofrecen respuestas a estos planteamientos. Nosotros debemos posicionarnos. En esta línea, del 28 al 30 de Noviembre del 2014 se van a celebrar en Madrid unas jornadas sobre LA ORIENTACIÓN EN BUSCA DEL SENTIDO, basándose en la perspectiva de V. Frankl: “La pregunta por el sentido de la vida es expresión de madurez mental. En la sociedad de consumo y abundancia sólo hay una necesidad que no encuentra satisfacción y esa es la necesidad de sentido, su voluntad de sentido”. Me resulta una ocasión interesante para compartir experiencias y aprender de otros profesionales del ámbito educativo, pues todos tenemos mucho para ofrecer y recibir.

Personalmente, en esa búsqueda del sentido de la vida que me vine cuestionando desde la adolescencia y en la universidad llegó a uno de sus puntos más álgidos, pude encontrar una respuesta: Cristo que murió y resucitó por mi. Se trata de un camino personal, donde no se puede imponer nada a los demás, de igual manera que no se puede silenciar la propia experiencia. En mi vida, el descubrimiento del cristianismo, el ser católica, ha integrado mis conocimientos sobre el ser humano, su conducta y su anhelo de felicidad. Por ello he visto interesante reflejar estas palabras* de un hombre como tú y como yo que refleja los deseos y aspiraciones de cada uno de nosotros: buscar el bien, la belleza, la verdad, el AMOR.

Ningún educador puede imponer su filosofía o estilo de vida a los demás, por ello los padres y quienes pueden decidir sobre la elección de centro educativo deben buscar aquellos espacios donde sepan que van a enseñar de acorde con un ideario concreto.

Sin quererlo todos educamos, todos mostramos un estilo de vida. ¿Qué rastro dejas tú al caminar?.

*En busca del sentido de la vida

Como si empezara a salir de un sueño, así me siento, Señor Jesús.
Comienzo a saborear el alba de un nuevo amanecer,y es algo así como la paz después de la tormenta.Un arcoiris se abre sobre mi vida en búsqueda y ahora sé que después de la tempestad viene la calma. Señor Jesús, Señor del sosiego y de la serenidad, acompáñame en este nuevo camino que estreno.

Yo quiero Señor, poner
mis ojos dentro.
Quiero abrir los ojos del corazón y con ‘nuevos ojos de ver’ mirar la luz y buscar el bien y la belleza, la verdad y el amor en mi corazón escondido y silencioso.
Quiero, Señor, construir
mi vida desde la Vida.
Quiero levantar mi vuelo desde una libertad responsable.
Quiero hacer verdad en mi camino desde la Verdad.
Quiero, Señor, vivir el amor y el servicio desde el Amor.
Te necesito, Tú que eres la respuesta a mi búsqueda.

Señor Jesús, yo quiero un
sentido para mi vida,
Quiero crecer en búsqueda de razones para mi existencia;
encontrar el ideal, la norma,
el modelo de ser hombre.
Quiero, Señor Jesús,
orientar mi vida, darle rumbo;
saber la razón de mi origen,
de dónde vengo.
Quiero que el río de
mi vida tenga en ti su
manantial.
Quiero saber la razón de
lo que haga en la vida;
saber si mi vida
vale la pena vivirla.
Quiero que el sentido de
mi vida seas tú.
Quiero saber hacia dónde camino, saber cual es el destino y la meta de mi vida.
Quiero que tú, Cristo el Señor, seas el final de mi camino.

Señor Jesús, no quiero una vida que se apoye desde
fuera.
No quiero muletas que no me dejen ir lejos.
No quiero soportes que no aguanten mi libertad.
No quiero parches para mi camino, ni caretas para mis problemas.
No quiero manos que me empujen, ni que den cuerda a mi fracaso.
No quiero quedarme en la cáscara de las cosas mientras mi corazón se muere de
hambre.
No quiero optar por la muerte, por la destrucción, por las cosas que se acaban, por el humo de pajas.
No quiero vivir desde la superficie, desde la piel.
No quiero ser vida vacía,
vida gastada.

Señor Jesús: ¡quiero vivir con fuerza y desde dentro!.
Señor Jesús, quiero pedirte fuerza para optar.
Fuerza para optar como persona, como hombre.
Fuerza para optar por
una fe recia en ti;
para optar por
la comunidad en que vivo.
Fuerza para optar por
un proyecto de vida;
para optar por
los necesitados de ayuda.
Fuerza para optar por
una vida sin término;
para optar y vivir siempre decidido a comenzar de
nuevo.

Señor Jesús, abre mis ojos
a la luz de tu verdad.
Abre mis ojos al corazón del hombre que transciende;
a los valores de tu Reino.
Abre mis ojos a la bondad y la ternura, al perdón, a la justicia, a la fraternidad, a la verdad, a la pureza y a la sencillez.
Señor Jesús, abre mis ojos a los valores que no se acaban.
Señor Jesús, abre mis ojos más allá de tu muerte: a la luz y la libertad de tu Resurrección.

Tú, Señor Jesús, estás aquí, en mi nuevo camino.
Tú, Señor Jesús, estás aquí y me ofreces tu
proyecto de vida.
Yo cuento contigo:
eres la respuesta a
mi pregunta;
eres la razón a mis razones.
Yo cuento contigo:
eres el ideal de hombre
que yo quiero;
eres el proyecto que
yo asumo.
Yo cuento contigo:
eres la Persona y el Programa
de mi vida;
eres el sentido de mi vida.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 6 septiembre, 2014 en Uncategorized

 

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: